Nuestra Iglesia

Misión

La iglesia Apostólica “Nueva Tierra”, es una institución cristiana cuyo fundamento principal es la fe en Jesucristo como el hijo unigénito de Dios – Padre.

Es una iglesia de conquista y toma de ciudades a través de la guerra espiritual, manifestada a través de los cinco ministerios: Apóstol, Profeta, Evangelista, Pastor y Maestro. Proclamando libertad a los cautivos y la restauración del ser humano como la máxima expresión del amor de Dios a través del sacrificio de su Hijo Jesús.

Visión

La iglesia Apostólica “Nueva Tierra”, tiene como finalidad principal el mensaje de la palabra de Dios a través de la restauración integral, de aquellas personas que viven en condiciones de esclavitud en lo moral y espiritual; tal como dice la Santa Biblia en Isaías 61:1: “El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel.” Como también declara la biblia en Filipenses 2:10 “Para que en el nombre de Jesús doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra”.

Este mensaje se realiza dentro y fuera del país a través de todos los medios de comunicación disponibles, para fomentar la fe y fraternidad cristiana sin distinción de clase o raza promoviendo los principios de este ministerio, mediante la creación de Iglesias, ayudando a los necesitados, promover la educación, tanto cristina como secular, etc.

Nuestro objetivo principal es la restauración del Ser Humano de manera integral, poniéndolo dentro de una sociedad donde sea útil y manifiesta la presencia de Dios en su diario vivir.

Objetivos

  • Proclamar la doctrina de la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo; afirmando que los tres son uno. Mateo 3:13 al 17.
  • Afirmar la divinidad de Cristo Jesús. Lucas 1:35.
  • Relacionarnos con la persona del Espíritu Santo. Marcos 1:10.
  • Reconocer la autoridad sobrenatural y plenaria de las Sagradas Escrituras. 2° Pedro 1:21.
  • Distinguir la unidad de la iglesia en su diversidad como un solo cuerpo en Cristo. Colosenses 1:16.
  • Dar a conocer la muerte de Cristo como nuestro sustituto y saber que sin derramamiento de sangre no hay perdón de pecados. Hebreos 9:22.
  • Identificar la necesidad del nuevo nacimiento. Juan 3:3. Y la justificación completa por la fe. Romanos 3:28.
  • Destacamos la segunda venida de Cristo. Mateo 23:39.
  • Anunciar la vida eterna del creyente en Cristo. Juan 14:1-3.
  • Enfatizar el castigo interminable de los incrédulos. Apocalipsis 21:8.
  • Aseveramos que el matrimonio es únicamente entre un hombre y una mujer. Génesis 1:27-28.
  • Creemos en el nacimiento virginal de nuestro Señor Jesucristo. Isaías 7:14.
  • Reconocemos la realidad y carácter de Satanás como enemigo del Hombre. 2° Pedro 2:4.
  • Confirmamos la resurrección corporal y literal del Señor Jesús como lo declara la biblia en Mateo 28: 6 y 7.

NUESTRA IGLESIA SE NUTRE Y SUSTENTA EN LA PALABRA DE DIOS, PERO TAMBIÉN DEL ACCIONAR DEL ESPÍRITU SANTO EN LA MANIFESTACIÓN DE LOS CINCO MINISTERIOS

ENSEÑANZA APOSTÓLICA: Su función principal es poner fundamentos, bases en una enseñanza apostólica, iniciando nuevas Iglesias estableciéndolas en un fundamento apropiado. Ef. 2:20-22.

CONSAGRACIÓN: Profeta, su misión principal es revelar y declarar el corazón o la mente de Dios cuando está ministrando. Lleva a la gente a una búsqueda de Dios, a una consagración diaria, a vivir una vida en santidad. He. 1:1; 1° Cor. 14:32.

ACEPTACIÓN: Evangelista. Su corazón es un corazón de amor, él está dispuesto a recibir, aceptar a todos los que necesitan de arrepentimiento, de vivir una vida diferente; por ello, el evangelista, busca la sal-vación para un mundo sin Cristo. Hechos 21:8; Hechos 6:1-6.

PERSEVERANCIA: Pastor, no importa cuánto cueste, cuántas oportunidades, el pastor siempre estará dispuesto a dar una nueva oportunidad; él lidera y provee una supervisión espiritual a las ovejas. Cui-da del rebaño con amor y esmero. Hechos 20:28-31; Juan 10: 11,15.

UNIDAD: Maestro, la enseñanza trae unidad, la enseñanza trae consistencia, trae fundamento. Todos los pensamientos son alineados por la enseñanza, por ello, trae unidad, propósitos en común, una misma visión. Mateo 28:19,20; Efesios 4: 11-15.

Diseño de Sitio Web + Web Hosting: HOSTITO CHILE